jueves, 27 de marzo de 2008

La Promesa

Me levanto esta mañana con información fresquita: El Gobierno Municipal ha aprobado "lo del Centro Comercial" Dicen que va a ser la panacea al paro en la ciudad, ya que va a generar 1500 puestos de trabajo directos, y sobre el millar de puestos indirectos. Dicen que hace diez años que los villeneros y villeneras veníamos reclamando que se construyese...

Alguno me llamará pesimista, o negativo, pero no puedo evitar hacer un par de consideraciones como que los centros de este estilo funcionan lo que dura la ilusión de "lo nuevo". (Gran Vía, Nuevo Centro, Panoramis, Bassa el Moro, y tantos y tantos otros a lo largo y ancho de la geografía alicantina...) Ojalá me equivoque, pero tengo la desesperantre sensación de que, en unos años, este foco de soluciones milagrosas para Villena, no sea más que otra intentona fallida. Como anécdota histórica, recordar que hubo ciertos sectores que se opusieron a que el C.C. Continente (Ahora Carrefour) que se levantó en Petrer, se hiciese en Villena. Se negaron en rotundo y lo consiguieron... y ahora recurren a ese mismo sistema, del que antes se renegó... Ahora.

Lo cual, amigos míos, constituye un error, y voy a explicaros porqué creo que es un error.

La industria del turismo y el ocio (sí, son una industria, igual que cualquier otra en este sistema depredador) se ve sometida a un uso constante, ininterrumpido, que desgasta las innovaciones que se llevan a cabo en ese sector. Es una actividad que debe, y digo bien, debe estar sometida a una evolución constante. Está obligada a renovarse de forma permanente para suponer un atractivo real. Ya hay muchos Centros de Ocio plurifuncionales, ahora tenemos que ir un paso más allá. Hay que aportar algo nuevo al modelo. No vale con copiar lo que ya existe y -más o menos- ha venido funcionando. Porque, si no innovamos, corremos el riesgo de perder el tren del turismo y el ocio. y ya no como aviso al Ayuntamiento, sino a los propios empresarios.

En un proyecto como este, hay que añadir algo mas. Hay que aportar algo. Algo que haga atractivo este nuevo centro comercial. Y, sobre todo y ante todo, no basar el turismo de nuestra Ciudad es este eje. Porque eso sería un error aún mayor. Villena es un diamante en bruto. Una piedra preciosa que está aún por tallar, y de la que puede obtenerse una joya de velor incalculable. Tenemos muchas posibilidades en este sector como para desperdiciarlas alegremente.

Estamos ante una gran oportunidad para la Ciudad. Ojalá sepamos aprovecharla.

Buenos días.-

2 comentarios:

José Gaspar dijo...

Hola Cabanes! No me extiendo mucho. Estoy de acuerdo en que hay que conseguir diferenciarlo. Es esencial para que funcione.

De todas formas, no está mal tener un centro comercial. Me parece que Villena tiene tamaño como para merecerlo.

También, creo que habría que darle juego al "Piojo". De forma que conectara Centro Integrado, Plaza de Toros, trayecto actual, tercer instituto y parada del tren. De manera que se fomentara el uso del autobús urbano que me parece, se encuentra un poco estancado debido a precios comparativamente elevados (con otras ciudades), y a rutas que no funcionan correctamente. Véase la que pasa por la zona alta de la ciudad.

Cabanes dijo...

Gran verdad, José. Gran verdad.

Me permito matizarte solo una cosa, y es que Villena merece muchísimo mas que un centro comercial.

A mi entender, deberia ser un referente de interior, a todos los niveles. Debería contar con una oferta de actividades variada e interesante, ya que la ubicación de la ciudad no ayuda mucho.

Todo lo demás es muy cierto. Completamente deacuerdo.